13 de septiembre de 2019

Niñas y niños, dos puntos:


1. Hay días en que se gana y hay días en que se aprende. Pero si uno es inteligente y listo, se puede aprender también ganando, que es mucho más divertido. Marc, Rudy, Ricky (Navarro, Pau) son muy buenos ejemplos.
2. Si os gusta el baloncesto, renegad de la idea de que hay que ser alto para marcar diferencias. Para muestra, un botón, que es el tamaño aproximado de Campazzo. Sin duda, uno de los tres mejores jugadores del Mundial junto a Mills y Ricky. Y seguramente el más decisivo en Europa la pasada temporada.
3. Hay que respetar las canas, empaparse de la experiencia. Mirad a ese tipo, Scola. Tiene 39 años, una edad magnífica para sentarse en el sofá a ver cómo sudan los demás y para jugar una pachanga de cuando en vez con los colegas. Pero él ha decidido jugar su quinto Mundial, y sus compañeros han entendido el mensaje. Y le siguen, por ahora hasta la final.
4. La vida puede ser maravillosa, ya lo decía un señor que se llamaba Andrés Montes. Pero también puede ser una mierda, él lo sabía. Así que fijas las maravillas y gozadlas para así tener un recuerdo al que agarraros cuando piséis una mierda. Al final lo único trascendente es la memoria. El resto se olvida, Google mediante. Así que escuchad las batallitas basqueteras de las que vuestros padres están siendo privilegiados espectadores.
5. No todo va a ser follar, no queda otra que currar. Sin sacrificio, sin agujetas, sin defensa, esta selección no hubiese llegado tan lejos.
6. En la vida no hay que olvidarse nunca de los principios, pero siendo consciente que lo decisivo suelen ser los finales. Y nadie los juega tan bien en este campeonato como España.
7. No hay verano sin invierno, ni luz sin oscuridad. De la misma forma que tenemos que comernos a Luque para escuchar a Daimiel.
8. La gomina ayuda a fijar el pelo. También algunas ideas que han sido importantes para llegar hasta aquí, aunque a muchos les cueste reconocerlo.
9. Dice Kundera en una de sus novelas que entre lo aproximado de la imagen y la precisión de la realidad, queda la pequeña rendija de lo inimaginable. Por eso España y Argentina van a jugar la final.
10. No os perdáis ese partido el domingo. Da igual quién pierda. Ganaremos todos.

9 de septiembre de 2019

Barrido

Estoy cansado. Acoplándome a la vuelta a la rutina, a la ciudad, al trabajo. Un día largo. La rabadilla ha dicho basta por hoy. Me siento en el sofá a leer un poco. Qué agusto. Se me escapa la mirada al patio, necesita un barrido, lo sé, pero puede esperar a mañana. Bueno, calla, mañana no, que voy a venir corriendo a ver a España en diferido y luego ya tal. Va, voy a barrer, total, en cinco minutos lo tengo hecho, las plantas me lo agradecerán. No procastinemos. Reúno un montonazo de hojitas, pequeñas ramas, polvo de lluvia, la mitad de una pinza de madera, ¿y ese trozo de cuerda? Creo que nunca había acumulado un montón así de grande. Son tres semanas fuera. Todo eso atrae a las hormigas, he hecho bien en quitarlo, me animo a pesar de que la espalda me pide explicaciones. A ver, dónde he puesto el recogedor, dónde he puesto el recogedor... Ráfaga de viento.

14 de agosto de 2019

Puntadas sin hilo (IV)

Que digo que los gobiernos europeos tardan poco en ponerse de acuerdo cuando se trata de apoyar la invasión de un país,pero se pierden en reproches y responsabilidades cuando hay que acoger a la gente que huye,entre otras cosas, de las consecuencias de esa invasión.

12 de abril de 2019

Puntadas sin hilo (II)

QUE DIGO QUE nos gusta llevar la contraria, por el mero placer de tocar las narices, y también apuntarnos al caballo ganador, no vaya a ser que. Esto se traduce en votar, dentro del marco ideológico que cada cual gaste, a quien parece que va a votar la mayoría o a quién todo el mundo critica. De ser así, y viendo las tendencias que reflejan las encuestas, el Partido Socialisto y FOX serían los partidos que más votos ganasen en las próximas elecciones respecto a las anteriores, mientras que el Partido Pupilar, Pedimos y Cuidadanos se quedarían lejos de sus poderosas aspiraciones. Pero sospecho que las encuestas no reflejan tendencias. Las marcan. Así que cuando criticamos que fallen, nos olvidamos de su herramienta característica. Perdón, su característica de herramienta, quería decir.

19 de febrero de 2019

Puntadas sin hilo (I)

QUE DIGO QUE el diario As dedica hoy sus tres primeras páginas al baloncesto, incluido el editorial de Relaño. ¿He dicho "al baloncesto"? Perdón, quería decir "a la polémica", porque en realidad no se habla de baloncesto en esas páginas. Sólo un poquito Relaño,unas líneas que le sirven como previo para lo que interesa: el polémico final arbitral que dejó al Madrid sin título. Dice: "Pero tristemente,lo que nos queda del cuento, y no puede ser de otra manera,es la aberrante conducta del trio arbrital en los instantes decisivos". Ojo: "y no puede ser de otra manera",dice. 

Claro que puede ser de otra manera. Lo que pasa que esa manera no interesa tanto ni vende tantos ejemplares a la hinchada lectora,que ya se sabe que somos más de hinchar que de leer. Nada nuevo, no sorprende. Pero no deja de ser una conducta tan antideportiva como la falta a Singleton que no se pitó. Y que hubiese sentenciado la final sin necesidad de esperar a que los árbitros hiciesen su propio doblete. 

Por otro lado, ¿no es un poco patético ver llorar así a un club como el Madrid? ¿Ya se nos ha olvidado el famoso "fue campo atrás" con el Andorra? ¿Aquello se vivió como una comedia y en cambio lo suyo es una tragedia? Y es sólo uno de los cientos de "fallos de apreciación" con los que se ha beneficiado a merengues y culés desde la noche de los tiempos. Seriedad, por favor. Y seguramente el Barsa hubiera actuado igual (aunque con razón) si se hubiese consumado el robo que estaban sufriendo hasta que llegó Dios, según Heurtel,a ejercer la justicia divina,que en este caso coincidía con la humana. Palabra de MVP.

14 de septiembre de 2018

Tertulianos

Qué bonito sería que un tertuliano no opinara.
Ese tertuliano se dedicaría exclusivamente a desmontar las opiniones de los otros tertulianos.
Ese tertuliano se dedicaría a escuchar a los demás, no como un trámite hasta que llegue su turno, sino para saber lo que dicen.
Ese tertuliano iría anotando los ladridos circundantes para después, con datos e información, ir rebatiendo una a una la retahíla de consignas y mentiras interesadas que el resto han soltado con el único fin de acallar el vocerío de los demás y servir de altavoz a las intenciones partidistas del medio en el que militan.
Ese tertuliano haría periodismo.
Ese tertuliano duraría una semana en pantalla.

4 de septiembre de 2018

Ikea

He entrado al Ikea por el final y lo he recorrido entero a contracorriente. Cuando he llegado a la entrada,un empleado me ha dicho que sólo podía salir por allí si desmontaba un armario antes, así que me he dado la vuelta y he seguido el sentido marcado por las flechas, pero al llegar a las cajas había tantas colas que no he podido salir. Me he dado la vuelta otra vez y lo he intentado por unas puertas laterales que hay a medio camino,pero daban todas al Ikea de otras ciudades. Llevo aquí doce horas. Me he metido en una cama,la gente piensa que formo parte de la experiencia. Una señora me ha dado un plátano.Tengo sed y un poco de hambre. Y mucho miedo.

22 de agosto de 2018

Cortina ideológica

Los memes y videos manipulados están muy bien, son graciosos (o no), funcionan desde el punto de vista del humor, hasta ahí nada que decir. Faltaría más. Pero ya sabemos que muchos chistes y bromas no son sólo bromas y chistes, para bien y, como es el caso de algunos memes y videos, para mal. Se han convertido en una nueva forma de propaganda "blanca", como pueden serlo el cine o los videojuegos. Sucede por ejemplo con muchas de las series que vemos y vanagloriamos, yo el primero porque me parecen muy buenas desde el punto de vista narrativo, o de construcción de personajes, por ejemplo. Pero hay más perspectivas. En muchos casos son series estadounidenses: cojonudas, interesantes y entretenidas, pero además de eso nos regalan una manera de ver el mundo, la historia, la política. Y esa manera casi siempre cojea del mismo pie. Tras el humor, tras el entretenimiento, tras la trama, hay también una idea, o aún peor, una ideología. La viralidad se encarga del resto. Y a reír que son dos días.

4 de abril de 2018

Turistia a la milanesa

Turistiando con un grupo de estudiantes de Milán.


19 de octubre de 2017

11 de octubre de 2017

Entrevista de Toni Montesinos


En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Pablo Rodríguez Burón.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
Un hotel con vistas al mar.
¿Prefiere los animales a la gente?
Siento una pasión y una empatía especial por los perros en concreto, algo que no me sucede con según que seres humanos.
¿Es usted cruel?
No si exceptuamos mi relación con los mosquitos en verano.
¿Tiene muchos amigos?
Dice Facebook que más de mil y espero llegar pronto al millón que ansiaba Roberto Carlos, el cantante, no el futbolista.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Paciencia para soportarme.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
Cuando tienen la inteligencia de no tomarse una... LEER LA ENTREVISTA COMPLETA

5 de octubre de 2017

Convivencia

Cada día es más habitual escuchar a gente diciendo que se ha salido de un grupo de whatsapp, que ha bloqueado a varios contactos en Facebook o que ha roto relación con un familiar, amigo o conocido como consecuencia de tal o cual opinión sobre el tema catalán, por llamarlo de alguna forma. Ha llegado a un punto en el que –gracias a ese fanático maniqueísmo que llamamos guerra cultural- la polarización es máxima y está alcanzando ya la convivencia diaria con nuestro entorno más o menos cercano. Entiendo que si un amigo, un familiar, un conocido o alguien en las redes se dedica a insultar o a faltar el respeto, la inercia nos impulse a cabrearnos y no querer saber más de esa persona. Pero si la diferencia de opinión se plantea con respeto, en el tema catalán y en cualquier otro, creo que deberíamos ser capaces de soportar esa especie de sentimiento de decepción con quien creíamos afín a nosotros y ahora descubrimos que se sale del esquema ideológico con el que tendemos a juzgar con demasiada severidad a los demás.

Nos estamos acostumbrando demasiado a ser intolerantes con la discrepancia, a ofendernos con la más mínima frase, a buscar un desacuerdo con alguien en algún tema para, aunque compartamos otras ideas o planteamientos, tacharlo de nuestra lista, meterlo en un bando que no es el nuestro o lo que es peor, declararlo como nuestro enemigo irreconciliable. Es como si sólo quisiéramos codearnos o teclearnos con gente con la que estuviéramos de acuerdo siempre y en todo, algo que es imposible y que nos empuja a descartar con ligereza a quien opina de manera diferente. Aunque nos joda o nos decepcione esa diferencia, incluso aunque nos ofenda, creo que sería bueno tratar de soportar la disidencia, porque si no, poco a poco, la comunicación se envenena y nos cargamos la convivencia y el libre intercambio de opiniones, que es la manera más efectiva de llegar a ese peligroso punto en el que se forman posturas irreconciliables que tienen como consecuencia el enfrentamiento irracional basado únicamente en sentimientos que no admiten discusión intelectual. El día a día sea le hace a mucha gente cada vez menos amable, menos divertido; cada café convertido en una polémica, cada cerveza en un diálogo incómodo que termina por transformar las conversaciones en un coñazo insoportable.

En el capítulo “White Christmas“ de Black Mirror existe una opción en la que, apretando un simple botón, podemos “bloquear” a alguien. No en las redes, sino en la vida real. No podemos ver ni escuchar a esa persona. Como si no existiera. Parece que estos días muchos desean con todas sus fuerzas que tuviéramos la triste posibilidad de apretar ese botón.