13 de enero de 2016

Andrés Montes o por qué una narración puede ser maravillosa

Escribo esto al tiempo que escucho esa voz tan característica… “Buenas noches, buenas tardes aquí en Seattle, quintetos oficiales confirmados por parte de los dos equipos”... Es uno de los mejores recuerdos que tengo relacionados con la NBA: la final de 1996 entre los Chicago Bulls de Michael Jordan y Scottie Pippen y los Seattle Supersonics de Gary Payton y Shawn Kemp, con George Karl y Phil Jackson en los banquillos. Creo que es la única final que he visto completa en directo, de madrugada. A pesar de que tenía que levantarme a las ocho para ir a clase, no me perdí ni uno de los seis...SEGUIR LEYENDO